Asociación de amigos de Ana de San Bartolomé width=

Ana de San Bartolomé

 

 

 

 


SI VES MI PASTOR

Esta poesía lírica con claros matices autobiográficos revela el estado de noche oscura que Ana de San Bartolomé sufrió durante el tiempo de sus dificultades en París. Esta poesía tiene un lugar privilegiado respecto a las demás, pues al ser insertada por su misma autora en su Autobiografía de Amberes, quedó transcrita en las copias y ediciones que de ella se hicieron; esta poesía también se halla hautógrafa en otros manuscritos de las Carmelitas Descalzas de Amberes y de Florencia. El autógrafo más antiguo de esta poesía es el de Florencia, que corresponde a los años 1607-1611; los otros dos de Amberes son posteriores, hacia 1622-1624.

 

Si ves mi pastor,
háblale, Llorente,
dile mi dolor.
mira si lo siente.

Dilo con cuidado
y bien dicho, pastor,
que por qué ha cerrado
así mi corazón,
y siendo él el Señor
así se me ausente.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

Vuélveme la luz,
caro y buen amigo,
y venga la cruz
como seáis servido,
que ese es el camino
que pide el amor.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

La noche es oscura
y da grandes temores,
y los robadores
que no se cunduran
y entonces te escondes,
mi buen fiador.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

No os mostréis tan duro,
buena está la prueba
y basta la hecha;
pues veis no es seguro
en tan flaca tierra
y tan sin vigor.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

¿Cómo me has metido
en tan fuerte breña
y te has escondido
dejándome en ella,
y en una estrecha senda
sin saber dónde voy?

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

Y si me ha entendido,
¿cómo no respondes
a un triste suspiro
que es cierto le oyes?
Y eso más me pone
triste y con temor.

Dile mi dolor.
mira si lo siente.

Dile cuál estoy
y todas mis penas,
y con gran dolor
de ver sus ausencias,
y en tierras ajenas,
que es más el temor.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

Dile que no tarde,
porque yo me muero
y no hallo nadie
que me dé consuelo,
si yo no le veo
en mi corazón.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

Dile que a qué hora
quiere que le aguarde,
que él mismo la escoja
y que me lo mande,
y que yo le halle
como a mi pastor.

Dile mi dolor,
mira si lo siente.

 

Ana de San Bartolomé

Si ves mi pastor de Ana de San Bartolomé



© Asociación Amigos de Ana de San Bartolomé