Asociación de amigos de Ana de San Bartolomé width=

Ana de San Bartolomé

 

Carmelitas

Amberes

Carmelitas de Pontoise

El Carmelo de Pontoise fue la primera fundación llevada a cabo por Ana de San Bartolomé a los tres meses de su llegada a Francia. El aumento de candidatas al Carmelo de París hizo que muy pronto los superiores valorasen llevar a cabo una segunda fundación.

 Por este motivo Ana de San Bartolomé, que había emprendido el largo viaje convencida de que mantendrían el compromiso de no cambiarla de velo, sufrió uno de las mayores penas de su vida cuando la obligaron a trocar su velo blanco de monja lega, entregada plenamente a las tareas de servicio a la comunidad, por el velo negro de monja de coro que la capacitaba para ser fundadora y priora de nuevos Carmelos. Para ella fue un gran sacrificio que manos extranjeras le impusieran el velo negro que tantas veces la había querido imponer Santa Teresa y ella, a pesar de su gran amor, le había negado. Al fin tuvo que acatar el mandato de los superiores franceses que querían que la carmelita tan querida por Santa Teresa fuese fundadora de Carmelos en el país vecino, y el 13 de enero de 1605 recibió el velo negro.

 Para la segunda fundación habían elegido la pequeña localidad de Pontoise por ser la villa natal de Madame Acarie, la noble dama que tras la lectura de las Obras de Santa Teresa había promovido la llegada de las carmelitas descalzas a Francia. El 15 de enero llegó la Beata a la villa cercana a París donde al día siguiente fundó su primer Carmelo que puso bajo la tan teresiana advocación de San José. Fue en los albores de esta fundación cuando al comparar su nimiedad para tan importante misión con una simple paja, sintió imprimirse en su alma la consoladora respuesta del Señor: Con pajas enciendo yo el fuego.

Tan sólo vivió nueve meses en este Carmelo, ya que el aumento de vocaciones hizo que tuviese que regresar pronto a París para hacerse cargo del priorato de la primera fundación francesa. A pesar de su breve estancia dejó honda huella en el Carmelo y en la villa. Ana de San Bartolomé no volvió nunca a su primera fundación, pero conservó siempre un imborrable recuerdo.

Madame Acarie, dos años después de enviudar, quiso ser carmelita lega y profesó en el Carmelo de Amiens el 8 de abril de 1615 con el nombre de María de la Encarnación, murió en el Carmelo de Pontoise, tres años después, el 18 de abril de 1618 y fue beatificada el 24 de abril de 1791.

El Carmelo de Pontoise ha mantenido vivo el recuerdo de su Fundadora y conserva vestigios de su paso por él. Actualmente es la sede del proceso de canonización de Madame Acarie con cuya cofradía la Asociación Amigos Ana de San Bartolomé está hermanada.

Madame Acarie

Madame Acarie (beata María de la Encarnación), se llamaba Barbe Avrillot, esposa de Pierre Acarie, nacida en París el 1 de febrero de 1566, y muerta en Pontoise el 18 de abril de 1618.

Mujer casada, seis hijos, afrontó heróicamente grandes pruebas. Fue la actora principal en la tarea de introducir el Carmelo Teresiano en Francia. Ya viuda, entró en el Carmelo de Amiens profesando como hermana lega con le nombre de María de la Encarnación.

En esta mujer de mucha sensatez, el amor de Dios se traducía en el cumplimiento exacto tanto de los deberes con Dios como con el prójimo.

En 2007 la Asociación amigos de Ana de San Bartolomé se hermanó con la "Association des Amis de Madame Acarie“

Madame Acarie (beata María de la Encarnación)

© Asociación Amigos de Ana de San Bartolomé